miércoles, 6 de enero de 2010

Centros de cómputo gratuitos, presentes en casi todo el país

Solo en dos cantones no hay CECI

Son costeados por el Estado y dan cursos para aprender a usar computadora

Únicamente Hojancha y Osa carecen de este tipo de laboratorios


Pablo Fonseca Q. | pfonseca@nacion.com
Publicado: 2010/01/04


Casi todos los cantones del país ya cuentan con al menos un laboratorio de cómputo gratuito, costeado por el Estado.

Estos laboratorios –formalmente conocidos como Centros Comunitarios Inteligentes (CECI)– son uno de los proyectos estrella que el Ministerio de Ciencia y Tecnología (Micit) ha desarrollado especialmente durante la actual Administración.

El objetivo no es solamente dotar a las comunidades rurales y urbanas de computadoras con acceso a Internet de banda ancha, sino también educar a la población sobre cómo aprovechar estas herramientas tecnológicas.

La meta, según el Plan Nacional de Desarrollo, es concluir la administración con 320 CECI en todo el país. Actualmente, existen aproximadamente 235.

Los cantones de Hojancha (Guanacaste) y Osa (Puntarenas) son los únicos aún carecen de un CECI en su jurisdicción.

La titular del Micit, Eugenia Flores, no está segura sobre la posibilidad de llegar a la meta.

“Haremos lo posible por alcanzar la meta planteada y llegaremos hasta donde se pueda”, dijo, “pero hay factores que han incidido sobre esa meta original”.

Entre esos factores que condicionarán la apertura de los 320 CECI se encuentra la ausencia de acceso a Internet en algunas comunidades del país y los trámites propios de la licitación pública, los cuales permiten apelaciones que pueden atrasar el proceso.

La Ministra de Ciencia y Tecnología pidió tomar en cuenta que la crisis que afectó a Costa Rica obligó a dar al sector social más fondos que pudieron ejecutarse en este tipo de proyectos.

“La buena noticia es que el Plan de Telecomunicaciones incluye el apoyo económico de los CECI en el futuro”, declaró.

Educación. Durante una reciente visita al país, Orlando Ayala, vicepresidente senior de Microsoft para mercados emergentes, aseguró que este tipo de laboratorios públicos son de gran importancia en todo el mundo.

“Yo no creo que exista otro tipo de modelo realista para entrega de tecnología”, comentó Ayala en una entrevista en noviembre.

“Antes bastaba leer y escribir, pero hoy es indispensable saber utilizar la computadora e Internet porque, más que una nueva tecnología, es una nueva cultura que cambió las reglas con que el mundo funciona”, añadió Flores.

Quienes nunca han tenido contacto con las computadoras reciben cursos de alfabetización tecnológica en los CECI. Esto incluye, en general, manejo del ambiente Windows y Office 2007, ambos productos de Microsoft.

No obstante, también existen 43 CECI que funcionan con software libre, una opción distinta a la de Microsoft.

Hasta comienzos de diciembre, 4.446 personas de todas las edades y regiones del país ya se habían graduado de alguno de estos cursos, pero el Micit anunció que prepara los cursos para este año que acaba de empezar.

En números

Por provincia. Al 26 de noviembre existían 234 CECI funcionando en todo el país. La provincia con más laboratorios es Alajuela, con 54. La siguen San José, con 49 y con 32 laboratorios tanto Cartago como Puntarenas. Más abajo, Guanacaste registra 30, Heredia, 22 y Limón, 15.

Con software libre. El Micit registra 43 CECI con software libre (un 18% del total). Entre ellos se encuentran el de la Asociación Gerontológica Costarricense (Ageco, en San José), el del Salón Pastoral Social de Alajuela y el de la Municipalidad de Garabito, por ejemplo.

Capacitaciones . Casi 4.500 personas han recibido algún tipo de capacitación en un CECI. Entre los cursos más populares se encuentra el de alfabetización tecnológica básica y el de Microsoft Office 2007.

FUENTE: Ministerio de Ciencia y Tecnología (MICIT).

Fuente: Publicada en el periódico La Nación (4 enero, 2010)

http://www.nacion.com/ln_ee/2010/enero/04/aldea2202837.html




José Luis Ampié Romero utilizó el Centro Comunitario Inteligente de la Biblioteca Nacional, en San José, para terminar un trabajo de impostación de la voz. Estudia Enseñanza de la Matemática. Ana Laura Araya para LN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada