miércoles, 23 de febrero de 2011

Nuevo jerarca del Micit luchará para que cada niño tenga una ‘laptop’

Afirma que seguirá camino trazado por exministra Clotilde Fonseca

* Educación, innovación y tecnología serán pilares de su gestión
* Dice que Telecomunicaciones pasará al Micit, según prometió Chinchilla

Ferlin Fuentes ferlin.fuentes@nacion.com

Alejandro Cruz, nuevo ministro de Ciencia y Tecnología, es un entusiasta de la educación y la innovación, pues fue rector del Instituto Tecnológico y uno de los gestores del plan de desarrollo Estrategia del Siglo XXI.

Entre sus metas ahora está promover la educación científica y el espíritu creativo en todas las edades. Además, dice que “hará todo lo posible por apoyar la iniciativa para que cada niño tico tenga una computadora para aprender”.

“Me entusiasma tomar las riendas del Micit (Ministerio de Ciencia y Tecnología) en estos momentos y mi plan es dar continuidad al Plan Nacional de Ciencia que dejó casi finalizado la exministra Clotilde Fonseca”, reconoció en entrevista con La Nación.

Fonseca dejó el cargo el 11 de febrero, aduciendo prioridades personales. Su plan cuenta con cuatro pilares: educación, tecnología, promover el valor de la innovación en los sectores productivos, y mejorar el aprendizaje y competencias de los ticos para atraer mayor inversión empresarial.

Sobre cómo logrará poner en práctica esas iniciativas con un presupuesto muy reducido, Cruz manifestó: “Lo que se ha planteado como idóneo es que, a mediano plazo, nosotros alcancemos como país el umbral de inversión pública del 1% del PIB en investigación, desarrollo, innovación y en actividades científico-tecnológicas”.

“En este momento, la inversión se encuentra en un 0,40% del PIB y hay que buscar cómo subir eso y hacer lo posible con los recursos que se tienen ahora”, agregó.

Cruz encuentra el Micit con un presupuesto total de apenas ¢7.193 millones. Sin embargo, él no se atreve a calificarlo de “poco”.

A este monto debe aplicársele la contracción del gasto público decretada por la presidenta Laura Chinchilla el martes de la semana pasada. “Recibí la noticia con apenas con 24 horas de ser juramentado. Diría que fue un bautismo de fuego. Cierto, ninguna cifra económica va a ser siempre suficiente, pero parte del reto del Micit es enfrentar la restricción de una manera que no se afecten los proyectos más significativos”, comentó.

Ante esta situación, el nuevo jerarca del Micit reconoció que no espera crear falsas expectativas ni hacer promesas incumplibles. “Lo ideal es cumplir lo prometido; si no, nosotros mismos provocamos que las personas pierdan la credibilidad en nosotros”.

Un aspecto importante para recaudar más recursos es avanzar en la reglamentación de la reciente ley para zonas francas.

“Esta ley permite en su reglamentación crear incentivos de nueva generación para que las empresas multinacionales inviertan en investigación, desarrollo e innovación del país”, señaló.

Cruz concluyó confirmando que las telecomunicaciones sí serán competencia del Micit. “Este fue un punto que la Presidenta prometió en su campaña, y que cuenta con un buen ambiente en los partidos de oposición. Es un tema donde no existe absolutamente ninguna duda. Lo que viene ahora es un proceso democrático de aprobar el cambio en la Asamblea Legislativa para luego implementarlo”, dijo.

*Noticia publicada en el periódico La Nación (23 febrero 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada