lunes, 22 de marzo de 2010

Taller Regional sobre el Desarrollo de Parques Científicos e Incubadoras Tecnológicas de Empresas de América Latina y el Caribe

Desde hoy lunes y hasta el próximo miércoles, se lleva a cabo en Costa Rica el Taller Regional sobre el Desarrollo de Parques Científicos e Incubadoras Tecnológicas de Empresas de América Latina y el Caribe, organizado por UNESCO a través de la División de Ciencia Políticas y Desarrollo Sostenible.

Los objetivos del Taller son aumentar el conocimiento de encargados o de futuros encargados de parques científicos y tecnológicos, establecer una red de parques científicos y tecnológicos (en grupos de alta tecnología) en América Latina y el Caribe incluyendo el intercambio de experiencias avanzadas comunes para el desarrollo de parques científicos y tecnológicos, además de seleccionar un parque científico que se pueda utilizar como proyecto piloto de UNESCO y de la Asociación Mundial Technopolis (WTA).

El Taller consistirá en 5 partes: cursos preliminares, presentaciones de participantes, discusiones de los grupos de trabajo, discusión del panel sobre el establecimiento de una red en el desarrollo de parques científicos y conclusión.

A la actividad asisten representantes de Estados Unidos, Brasil, Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Granada, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana,, Vezuela, Saint vincent y las Granadinas, República de Corea y Francia.

La ceremonia de apertura se llevó a cabo este lunes en el Hotel Bougainvillea y contó con la participación de la señora Eugenia Flores, Ministra de Ciencia y Tecnología, señor Andrew Radolf, Director y Representante de la oficina de la UNESCO San José, señor Taemyon Kwon, Embajador de la República de Cores en Costa Rica y el Prof. Deog Seong Oh, Secretario General WTA.

Discurso de la señora Ministra de Ciencia y Tecnología, Dra. Eugenia Flores

Muy buenos días a todos. ¿Existirá mejor ambiente que este refugio de belleza natural para reflexionar sobre la importancia de los parques científicos y tecnológicos, en esta economía basada en el conocimiento y la información para producir más y mejor y aumentar la competitividad?

Los parques científicos y tecnológicos constituyen hoy el instrumento que permite a los países sustentar su economía en industrias de vanguardia, dependientes de nuevo conocimiento e innovaciones generadas en incubadoras tecnológicas, que les permiten ofrecer bienes y servicios de carácter exclusivo y único, a un mercado global, cuyo carácter distintivo es la abierta competencia.

Ni siquiera la crisis económica frenó la tendencia a construir parques científicos y tecnológicos en diversas regiones del mundo, a privilegiar la investigación y a estimular la creatividad de los emprendedores; al contrario, la crisis parece haber acelerado la proliferación de parques y surgen en todas partes, aumentando en tamaño, complejidad y sofisticación.

Cada región, cada ciudad y cada universidad buscan hoy estar asociadas o inmersas en un parque tecnológico, sin embargo, el concepto de parque tecnológico se va depurando y las nuevas mecas de alta tecnología, distan mucho de los primeros parques que se crearon, como el Triangle Research Park aislado en un bosque de pinos, o la Ciudad Científica Tsukuba, a una hora de Tokio. Hoy los parques científicos y tecnológicos aspiran a ser ecosistemas globales, vibrantes, estrechamente asociados a las universidades, que desarrollan e implementan tecnologías de punta; son laboratorios vivientes o “ciudades del nuevo siglo”, como las llama Joroff, experto en planeamiento urbano del MIT.

Los nuevos parques son centros de atracción para las mejores mentes, diseñados con un nuevo tipo de urbanismo (Engardio, Businessweek 2009). No importa si surgen en China, Corea, Europa o Latinoamérica; siempre es preciso ofrecer vivienda cercana y barata, cafés, parques, servicios de educación y salud, lugares de entretenimiento y centros sociales, en los cuales los emprendedores y profesionales de diferente índole puedan mezclarse, compartir y formar redes. “Queremos un lugar para que la gente viva, trabaje y se divierta”, dice Yeoh Keat Chuan, Director Ejecutivo de Ciencias Biomédicas del Economic Development Board de Singapur, país que está incorporando todos estos elementos en el Parque Tecnológico One North.

No obstante el avance y experiencia que se va adquiriendo sobre este tema, no todos los nuevos parques que se están construyendo se ajustan al concepto descrito. Incluso, de vez en cuando, existe confusión entre un parque científico y tecnológico y un parque industrial; algunos olvidan que el primero reúne actividades de investigación hasta en un 80%, centros de formación de alto nivel, e industrias de tecnología de punta, mientras el parque industrial agrupa industrias destinadas a producir. La claridad conceptual en este asunto, es tan importante, como cuando hablamos de emprendedurismo e innovación. Con frecuencia escucho que hay un mundo de innovadores y otro de emprendedores. Quienes así opinan, olvidan que solo hay un mundo de emprendedores que identifica, desarrolla y da vida a una idea o nuevo conocimiento y los lleva al mercado, en la forma de bienes o servicios; en otras palabras, es el emprendedor el que innova.

Es indiscutible que América Latina debe aún recorrer un largo camino. Deberá solucionar sus propios problemas y, sin duda, tiene el potencial para ello. Gran parte de la respuesta estriba en comprender que para activar su economía, los países deben aumentar la inversión en ciencia y tecnología. Sin ellas, es imposible aumentar la capacidad innovadora, requisito para aumentar la productividad, competitividad y prosperidad.

En Costa Rica hemos recorrido ya, parte de ese camino. Existe hoy un Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, una política para estimular la interacción gobierno-empresa-academia, una política de estímulo a la innovación y varias incubadoras como la del Instituto Tecnológico de Costa Rica y Parquetec; en general, se viene fortaleciendo la plataforma tecnológica necesaria para el despegue. Existe un parque tecnológico en Cartago y se realizan diversas gestiones para el establecimiento de otro. También se han promovido leyes que inciden en el desarrollo de la capacidad innovadora como la Ley de Propiedad Intelectual y, entre otras cosas, se trabaja en mecanismos de financiamiento para los emprendedores.
Tenemos muy claro que la economía de hoy es informacional, global, opera en redes y tiene nodos territoriales; o sea, parques científicos y tecnológicos que operan como centros de atracción e innovación tecnológica y empresarial. También sabemos que la innovación tecnológica, casi sin excepción, surge en áreas asociadas a redes empresariales; a un sistema educativo que produce gente con autonomía de pensamiento, capacidad de autoprogramación y adquisición de conocimientos a lo largo de la vida; a calidad en los servicios públicos; a un ambiente que permita buena calidad de vida. Estos factores permiten atraer talento, personas con conocimiento e ideas y capital de riesgo asociado a la innovación.

Por la trascendencia de este taller, es que hoy estamos aquí, apoyando la actividad y la participación de todos ustedes. Confío que el ejercicio intelectual que hoy inician enriquezca su bagaje intelectual y les motive a convertirse en agentes de cambio en sus respectivos países. Mi más cordial bienvenida a todos los visitantes extranjeros que hoy nos acompañan y mi agradecimiento a la UNESCO, a la Agencia Coreana de Cooperación Internacional (KOICA) y la World Technopolis Association (WTA), cuya misión es velar por ciudades tecnológicas sostenibles, por auspiciar esta importante actividad.

_____________________

Si requiere de mayor información puede comunicarse al 2248-1515 ext. 121 de la Oficina de Comunicación del MICIT.
_____________________



Participantes del Taller.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada